Nuevas experiencias

Muy buenas de nuevo amores míos. Hace calor, pero venga que seguimos subiendo el termómetro con un nuevo relato erótico. Disfrutadlo 🙂


Por fin ha llegado el día. Nos vamos de vacaciones un par de semanas. Desconectar del trabajo y conectar con nosotros mismos. He estado esperando estás vacaciones durante todo el año, así que quiero vivirlas al máximo y que queden en nuestra memoria.

Nos levantamos pronto, con el tiempo suficiente para ir al aeropuerto, facturar las maletas, pasar el arco de seguridad y llegar hasta la puerta de embarque. El vuelo es tranquilo, llegamos a nuestro destino y nos vamos hacia el apartamento. Dejamos todas nuestras cosas y nos enfundamos en nuestros trajes de baño. Todavía es pronto así que nos vamos a una calita donde queremos inaugurar nuestras vacaciones.

Vamos en nuestro coche de alquiler y llegamos a la cala. Para nuestra sorpresa no hay nadie. Nos ponemos crema para protegernos del sol, esperamos un ratito y nos acabamos dándonos un refrescante y maravilloso baño. Acabamos de pasar la mañana en la cala y decidimos volver al apartamento para comer. Pasamos antes por un supermercado y compramos lo necesario.

_ Ismael – Rocío cariño, si quieres date una ducha mientras yo preparo la comida.

_ Rocío – Si hombre… tengo una idea mejor… Ven conmigo a la ducha y hacemos la comida juntos.

_ Ismael – Me parece una buena idea.

Nos vamos los dos al baño y nos quitamos nuestras prendas. Me miro y veo que ya me ha dejado marca el sol y mi trasero se ve más blanco que el resto del cuerpo. Ismael me mira mientras tanto.

_ Ismael – Mmmm… cariño no sabes lo mucho que me pone esa marca en tu cuerpo.

_ Rocío – ¿Sí? pues por delante también tengo marca.

Me quedo frente a él y me acaricio mi monte de venus. Ismael me mira picarón y sonríe. Me encanta entrar en estos juegos, así que levanto una pierna y la pongo encima de la bañera. Me acaricio los labios exteriores mientras miro a los ojos a mi chico.

_ Ismael – Esto me pone más aún.

_ Rocío – Lo sé.

El pene de Ismael empieza a reaccionar y lucha contra la gravedad. Lo consigue y queda erecto. Bajo mi pierna de la ducha y me acerco a él. Lo beso, y mientras lo hago, nuestros cuerpos desnudos se van uniendo cada vez más. Me arrodillo ante él y busco la punta de su pene con mi lengua. Jugueteo con él y mientras jadea lo introduzco hasta lo más profundo de mi garganta. Su jadeo es igual de profundo. No puedo dejar de saborear su pene hasta que se corre y lo hace encima de mi pecho.

Estoy muy excitada. Y quiero mi ración. Me limpio el semen que corre por mis pechos y nos vamos a la habitación. Me estiro encima de la cama. Ismael se queda frente a mi. Abro mis piernas y chupo cada uno de mis dedos. Acerco el dedo corazón a mi sexo y hago círculos con él en mi clítoris. Subo y bajo por mis labios y finalmente lo introduzco dentro de mi. Voy haciendo movimientos con él y froto la palma de mi mano con mi clítoris. Mi excitación es tal que le pido a Ismael que me penetre. Vuelve a estar preparado para darlo todo. Se acerca a mi de rodillas en la cama y se amorra entre mis piernas. Es directo y sin cursileos, sabe lo que me gusta y lo hace.

Siento que estoy preparada para hacer algo que nunca he hecho. Nunca hemos tenido sexo anal, supongo y quiero culpar al estrés, el nunca estar tranquilos y relajados por culpa del trabajo. Pero ahora eso no es un problema. Tenemos todo el tiempo del mundo, estamos solamente él y yo para disfrutarnos.

_ Rocio – Quiero que me penetres desde atrás. Hazlo a mi ritmo y vamos a disfrutarlo.

Ismael sabe de qué le hablo. Sonríe y me besa con dulzura. Me giro y me pongo a cuatro patas. Ismael se toma su tiempo y me sigue excitando. Él, igual que yo, quiere disfrutar de este momento y que no sea una mala experiencia. Me besa el cuello desde atrás y recorre mi espalda con sus labios. Llega a mis nalgas, que me mordisquea una a una. Vuelve a mi sexo y lo humedece con su lengua. Me acaricia con su mano mi ano y juega con él haciendo círculos. Él siente que me relajo e introduce su dedo dentro del ano. Mi instinto es moverme, pero me relajo y las compuertas permiten que vaya más allá. Me prepara con sus dedo y no deja de besarme.

Noto como la cabeza de su polla quiere ocupar el lugar del dedo y así sucede. Va entrando dentro de mi lentamente. Mi excitación sigue elevándose y sigo notando que mi cuerpo pide más. Facilito su acceso y toca fondo. Las embestidas son suaves y lentas. Ismael está tan excitado que se corre, mientras lo hace se agarra muy fuerte todo mi cuerpo y me besa.

_ Ismael – Me corro cariño.

En ese mismo momento, me ayudo de mi mano y busco mi clítoris. La excitación es tan grande que mi orgasmo acompaña al suyo.

Caemos en la cama y nos besamos. Siento que ha sido el momento más adecuado para probar una nueva experiencia en nuestra relación.


Espero que os haya gustado. Os espero el miércoles con un nuevo vídeo en el Canal y si no estáis aún suscritos podéis hacerlo aquí. 

Muchísimos besos y un millón de gracias por vuestros comentarios y visitas.  FELIZ SEMANAAAA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s